Analista advierte de “semilla de crisis alimentaria” por bloqueo de exportaciones de Ucrania y Rusia

  • 23 Jun, 2022
  • 0

El analista de VesselValueVivek Srivastava, advirtió que se están “sembrando las semillas de una crisis alimentaria”, debido, entre otros, a la invasión rusa de Ucrania, que ha interrumpido los flujos mundiales de productos básicos.

Rusia y Ucrania son dos de los ocho principales exportadores de cereales a nivel global, siendo los restantes Canadá, Brasil, Argentina, la Unión Europea,  Estados Unidos y Australia. “El mundo difícilmente puede darse el lujo de perderlos del comercio mundial de alimentos”, asevera el especialista en referencia a las dos naciones europeas en pugna.

“La guerra estalló a fines de febrero de 2022. Los puertos ucranianos cerraron y los principales comerciantes de granos, como ADM y Bunge, suspendieron sus operaciones. Mientras tanto, las sanciones internacionales a Rusia restringen severamente la disponibilidad de crédito para el comercio de granos”, explica Srivastava.

Según el reporte, “China es, con mucho, el mayor destino de grano ruso y ucraniano en los últimos años, con entre ocho y diez millones de toneladas en el período de tiempo, pero los volúmenes se han derrumbado desde la guerra. Los siguientes seis destinos suelen recibir entre dos y cinco millones de toneladas”.

A lo anterior, en el escrito se añade que “mientras que algunos, como España e Italia, también exhiben un colapso desde la guerra, otros como Turquía y Egipto han mantenido volúmenes muy cercanos al mismo período del año pasado. A modo de contexto, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que unos 25 millones de toneladas de granos están atrapados actualmente en Ucrania”.

Afectados

El autor detalló que “varios países de la región del Mediterráneo oriental, como Turquía, Egipto e Israel, muestran una dependencia relativamente alta de los cereales rusos y ucranianos. Pero han mantenido volúmenes cercanos a los niveles del año pasado, por lo que no existe un riesgo inmediato. Del mismo modo, otros grandes destinos como España, Arabia Saudita y Marruecos han visto colapsar los volúmenes de Rusia y Ucrania, pero estos solo representaron alrededor de una quinta parte de sus importaciones totales, por lo que, si bien es preocupante, puede que no sea una catástrofe”.

“Por el contrario, Líbano se destaca como país de especial preocupación. El 71% de sus importaciones de granos por vía marítima provinieron de Rusia y Ucrania en el año anterior a la guerra. Los flujos comerciales se han detenido casi por completo en esta ruta. De manera similar, Túnez importó el 55% de su grano transportado por mar de los dos países el año anterior a la guerra, pero casi nada desde entonces. Mientras tanto, Irán e Italia son de mediana preocupación, aunque el primero se complica adicionalmente por sus propias sanciones y el programa de ayuda de la ONU”, concluyó el analista.

Fuente: Portal Portuario