Bolivia reducirá hasta 2025 casi a la mitad la importación de diésel oil

  • 11 Jul, 2022
  • 0

Marcelo Monetenegro, en entrevista con el streaming Piedra, papel y tinta de La Razón, conducido por la directora de este medio, Claudia Benavente, explicó que el Gobierno aplica políticas como la subvención a los hidrocarburos y a los alimentos para evitar una inflación en la economía boliviana y no estar en la misma situación que los otros países de la región. Además, para que estas medidas no afecten en el futuro a corto plazo, se trabaja en la construcción de plantas de biodiésel para que, de esa manera, a partir de 2025 se reduzcan los costos destinados para la subvención del diésel, principalmente.

También se refirió a nuevos “acuerdos” con Brasil para mejorar la venta de gas natural a ese mercado. Asimismo, destacó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce las políticas de subvención que realiza Bolivia.

— ¿Cuáles son los principales ejes del bienestar económico?

— La bolivianización es el mayor uso de la moneda nacional en las transacciones económicas de un sistema económico como el caso boliviano. La bolivianización está reflejando la confianza que tiene el público en la moneda nacional ¿Por qué tiene está confianza? Por varios motivos, primero, porque la economía, después de haber caído más de 4.000 millones de dólares en la gestión 2020, hoy ya muestra visos de recuperación, reconstrucción de varios sectores de la economía que han empezado a tener ya crecimiento.

— ¿Cómo se ha calculado esta caída (de $us 4.000 millones)?

— Si más o menos producíamos cerca a los 42.000 millones (de dólares que es más o menos el Producto Interno Bruto – PIB), la variación negativa es cercana al 9%, el 10% de ($us 42.000 millones) es más o menos 4.200 millones. Esta caída que ha sido brutal, nunca la habíamos visto en la magnitud en la historia económica del país, tiene que hacernos pensar que no ha sido algo menor y que en este momento la economía está creciendo. Muchos sectores se están reactivando y la comparación 2022 contra 2021, varios sectores van creciendo por encima del 3%, 4%, y ahora ya no hay efecto rebote. Ahora nos comparamos nosotros mismos y vemos que la economía está nuevamente generando ingresos, producción, ha aumentado el empleo ya son 4,2 millones de personas que están ocupadas en el país, la tasa de desempleo ha caído del 11,6% en julio a 5,2%, una caída importante, más de siete puntos.

— ¿Estamos midiendo siempre el empleo formal?

— No, (son) todos los tipos de empleo, todos los tipos de ocupaciones, entonces ese es el desempleo abierto lo que se ve; ahí también hay un desempleo, lo que se llama disfrazado, que es la subocupación. No obstante, vemos en la economía en estos momentos que el sector externo está generando los niveles más importantes de hace muchos años en términos de exportaciones, fundamentalmente en el sector manufacturero, saldo de la balanza comercial positiva, descenso del desempleo, aumento de la producción, inflación controlada. ¿Acaso éstos no son síntomas de una economía que se está recuperando, reconstruyendo en un entorno volátil? Bolivia no es una isla, puede sentir los efectos, pero nosotros los aislamos con las políticas de subvención.

Lee la entrevista completa en La Razón