Canal de Panamá: medidas de conservación del agua para garantizar un futuro sostenible.

  • 06 Feb, 2020
  • 0

El Canal de Panamá anunció nuevas medidas destinadas a mantener un nivel operativo de agua y proporcionar fiabilidad a los clientes mientras se implementa una solución a largo plazo.

Por medio de un comunicado anunciaron la decisión de volver a examinar las medidas ya existentes respondiendo preguntas frecuentes respecto del tema, antes de que las nuevas medidas entren en vigor el 15 de febrero.

¿Por qué se necesitan medidas de conservación?

En 2019 las precipitaciones en la cuenca del Canal de Panamá fueron un 20% inferiores a la media histórica, lo que supone el quinto año más seco en 70 años. A eso se suman varios años de precipitaciones inferiores a la media, junto con el crecimiento del el 10% en los niveles de evaporación del agua debido a un aumento de 0,5 a 1,5 grados centígrados en la temperatura. Esto ha provocado que los niveles sean persistentemente bajos en el Lago Gatún.

¿Qué hace el canal para ahorrar agua en sus operaciones?

Una de las principales medidas de conservación son los llenados cruzados en las esclusas Panamax. Esta técnica envía agua durante los tránsitos entre las dos vías en las esclusas Panamax para optimizar la transferencia de agua entre las cámaras y reducir la descarga al mar. Cada día el relleno cruzado ahorra la misma cantidad de agua utilizada en seis esclusas.

Además de rellenar las esclusas, el Canal de Panamá suspendió la generación de energía en la Central Hidroeléctrica de Gatún y la asistencia hidráulica en las Esclusas de Panamax. Esta última facilita el tránsito, pero requiere un mayor uso del agua.

El equipo del canal también utiliza cuencas de ahorro de agua en las esclusas Neopanamax y -cuando el tamaño de los buques lo permite- coordina esclusas en tándem, transitando dos buques en la misma esclusa al mismo tiempo para ahorrar agua.

Medidas adicionales

El Canal de Panamá reconoció hace tiempo que el agua es su principal recurso, implementando y expandiendo una miríada de programas que se extienden más allá de sus operaciones.

Uno de los principales es el Programa de Incentivos Económicos Ambientales (PIEA, por su nombre en inglés), que ofrece títulos de propiedad de la tierra y clases de agricultura sostenible a los agricultores locales, quienes a su vez reforestan, protegen y cultivan más de 21.000 acres de la cuenca hidrográfica local, con el café como cultivo clave.

Los esfuerzos del programa han dado lugar a mayores rendimientos para los agricultores. Al tiempo que se evita la escorrentía, se asegura más tierra cultivable para su uso futuro y se preservan los recursos hídricos y el medio ambiente.

Hasta ahora 126 aldeas y 1.653 granjas se benefician del programa en la cuenca hidrográfica, se han entregado más de 15.000 títulos, se han reforestado 9.000 hectáreas (22.239 acres) y se han protegido 647,5.

A eso se suman las 5.300.000 semillas plantadas, el aumento del 175% de la producción de café en la región y las más de 4.000 hectáreas que se estima serán reforestadas en los próximos cinco años.

Soluciones a largo plazo

Actualmente, el equipo del canal está discutiendo una serie de opciones para extraer agua de un lago fuera de la Cuenca, así como de una presa en el Lago Gatún que aumentaría el almacenamiento de agua y regularía el flujo de agua.

FUENTE: Mundo Marítimo.