Cargando

Chile: Efectos de la pandemia en la industria farmacéutica y de cosméticos

  • 25 Ago, 2020
  • 1

Los efectos de la pandemia del Coronavirus, han complicado fuertemente a las principales industrias del mundo. En Chile de manera particular, estas consecuencias se vienen arrastrando desde octubre del 2019, producto además del estallido social vivido en todo el país.

Uno de los sectores que intenta recuperar su normalidad dentro de la cadena de suministros es el farmacéutico y cosmetología. Es por esto que DatasurAsexmaChile Cosméticos y Universidad Internacional Sek, reunieron a distintos exponentes quienes participaron en el 5º Webinar denominado “Al rescate de sectores industriales: Salud y Cosmética”.   

En dicho conversatorio, estuvieron presentes Pablo Morales (Gerente General de Datasur), Marcela Sabaini (Presidenta de la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos de Chile, ASILFA), Eduardo del Solar (Director Ejecutivo de APIS), Jorge Sanhueza (Gerente de Cosméticos Chile) y Andrés Rebolledo (Decano de la Facultad de Administración, Finanzas y Negocios de USEK) quienes analizaron el momento por el que pasa la industria farmacéutica y de cosméticos en Chile.    

Para Marcela Sabaini, “el estallido social y la pandemia, son situaciones que nos han afectado como industria. El 99% de las materias primas esenciales para el sector farmacéutico no se fabrican en Chile, vienen desde países como India y China. Sin embargo, actualmente mantenemos procesos productivos que nos permiten tener stock suficiente para abastecer y prever ciertas situaciones de emergencia y donde, por lo mismo, la población no se ha visto afectada”.

La presidenta de ASILFA añadió que “durante la pandemia nos vimos muy complicados principalmente con el cierre de fronteras, esto más que porque nuestras operaciones se vieran paralizadas. En ese contexto, tuvimos un buen canal comunicacional con el gobierno para ingresar materias primas y evitar que los niveles productivos no se vieran afectados”.

Asimismo, Eduardo del Solar afirmó que “en APIS, el estallido social nos afectó por el alza del precio del dólar y luego la pandemia nos repasó. El Covid-19 se concentró en la protección personal más que en compras de dispositivos médicos, dejando lógicamente postergados los sectores que mueven la industria como la traumatología, cardiología, bancos de sangre, pabellones, mobiliarios clínicos o el área dental. Esto hizo bajar las ventas a un 30 o 40%” de lo que era una situación normal”.

Jorge Sanhueza, detalló que “desde el estallido social hasta la pandemia, hubo que hacer una reinvención de nuestras agremiados de cosméticos que, generalmente, son micro y pequeñas empresas cuyos gerentes son sus propios dueños. Estas empresas, que por lo demás se vieron afectadas en octubre con el cierre de locales, se reconvirtieron rápidamente a ventas On Line (e-commerce), dejando de lado el retail y logrando mayor cercanía con sus clientes”.

El director de Chile Cosméticos, aclaró eso sí que “esta nueva realidad ha generado un alto desabastecimiento, estos debido a que cuesta llegar a las materias primas de cosmético. En particular, durante la emergencia se han centrado en importar materias primas directas del sector salud (artículos de sanitización, alcohol gel, guantes, mascarillas)”.

Con todo, la titular de ASILFA, Marcela Sabaini, fue categórica en remarcar el desafío inmediato al cual se debe apuntar como industria. Este no es otro que llegar a una producción local de materias primas para no depender de la contingencia de países importadores.

“Nos dimos cuenta que la industria farmacéutica es de carácter esencial, porque en situaciones de emergencia como las de ahora, se requiere atención inmediata para la población. Nuestro sector es de carácter estratégico para el país, por eso se necesita fortalecer una mirada de producción local, apuntando a nuevas tecnologías e innovaciones para alcanzar un equilibrio entre la producción de materias primas propias y las que llegan desde el extranjero”, finalizó.