Cómo es la relación económica entre Moscú y Pekín y qué rol juega China en la guerra

  • 14 Mar, 2022
  • 0

La guerra en Ucrania no solo se libra en el campo de batalla.

Occidente ha desplegado una artillería económica para tratar de asfixiar a la economía rusa que está a punto de entrar en cesación de pagos o default, según advirtió la agencia de calificación de riesgos Fitch.

La batería de sanciones incluye medidas comerciales, financieras y energéticas.

Algunas de las sanciones impuestas por Occidente incluyen la prohibición a una buena parte de los bancos de hacer o recibir transferencias internacionales a través del sistema de pagos globales Swift, la limitación de acceso de las entidades bancarias a créditos internacionales y la paralización de los activos del Banco Central de Rusia y de algunos bancos públicos y privados.

A eso se suma el asedio a las fortunas de oligarcas y senadores rusos, la retirada de empresas comerciales occidentales o la suspensión de operaciones en Rusia de Visa, Mastercard y American Express.

Si bien la Casa Blanca y el Reino Unido dieron un paso más adelante al anunciar un bloqueo a las importaciones energéticas rusas (con efecto inmediato en el caso de Washington y de aplicación progresiva en el caso de Londres), una de las sanciones más dolorosas para Moscú, señalan expertos, sería que Europa impusiera un bloqueo al gas natural ruso, algo que, hasta ahor,a continúa siendo poco probable.

De hecho, cerca del 40% del gas natural que importa la Unión Europea y alrededor del 26% de su petróleo provienen de Rusia. Con ese nivel de dependencia, analistas consideran que el bloque está bastante atado de manos.

Gracias a la escalada del precio del crudo en los mercados internacionales, Vladimir Putin continúa recibiendo un flujo permanente de fondos en sus arcas fiscales, pese a las sanciones de EE.UU. y Reino Unido, cuyo alcance ha sido considerado por analistas como limitado.

Leer más en T13