Contenedores al rescate emocional de los graneles.

  • 03 Feb, 2020
  • 0

Ninguno de los dos mercados de transporte marítimo está desempeñándose en términos óptimos. Por eso, Alphabulk, publicación en alianza exclusiva con Mundo Maritimo, es su más reciente artículo analiza y compara la industria de los portacontenedores con los gráneles sólidos, esperando darle a estos últimos una pequeña satisfacción de que aún el dry bulk no ha tocado fondo… como sí le ha sucedido al mundo de los contenedores.

La concentración del mercado y las economías de escala no han resultado ser la solución que el mercado de contenedores esperaba, por el contrario, se han convertido en un dolor de cabeza y en permanentes deudas. Tras la crisis financiera de 2008, tanto la industria de transporte de contenedores como de gráneles sólidos sufrieron, tomando como acción ‘preventiva’ la creación de naves más grandes para generar economías de escala. En la actualidad la oferta de portacontenedores llega a naves que superan los 20.000 TEUs. Los buques de gráneles también han aumentado su capacidad, pero aún conservan el atractivo de la oferta versus la demanda, que es lo único que los mantiene a flote.

Una de las medidas que la industria de transporte de contenedores tomó frente a la sobreoferta de capacidad autogenerada fue la de la navegación lenta. Pero esto solo resultó en un espejismo simulando un equilibrio oferta-demanda saludable. Apenas se introducía mayor capacidad en el mercado los precios de las tarifas de fletes se veían afectados, tirando por la borda meses e incluso años de cuidadosa operación.

El caso Vale.

El mercado de los gráneles sólidos ha vivido contadas fallidas estrategias como esta, como es el caso de las naves Valemax, propiedad de la minera brasilera Vale. Las embarcaciones eran aproximadamente el doble de los buques tradicionales de la ruta Brasil-China, buscando generar economías de escala. Al poco tiempo de introducidos, resultaron ser más caros luego de una abrupta y pronunciada caída de las tarifas spot, que se mantuvo por largos años. La tarifa de flete de las Valemax era más alta que las naves más pequeñas spot, lo cual hundió el modelo.

La lección estaba más que clara si se tomaba en cuenta la experiencia de los portacontenedores, donde la escalada por naves cada vez más grandes se mostraba evidentemente defectuosa. El aumento de capacidad de los portacontenedores parte de la base que las naves estarán siempre llenas – o casi llenas a un mínimo de 85%- lo cual está lejos de la norma. Como las naves no se llenan, las navieras tomaron como medida la anulación de navegaciones. Esto, a su vez, causó la baja de las tarifas de flete en un 20%, mientras que el efecto de reducción de capacidad solo llegó al 10%. En términos mundanos, Alphabulk describe esta acción como ‘dispararse en el pie reiteradamente’.

Consolidación de mercado.

Las adquisiciones/fusiones y alianzas han llevado a una alta concentración del mercado en menos de una década, donde las principales 10 compañías controlan el 83% del mercado, comparado con el 58% que ostentaban hace 10 años. Lejos de ser una medida que impulse la sana competencia, las compañías compiten entre sí dentro de cada alianza, donde el único acuerdo es optimizar las navegaciones.

La industria de los gráneles sólidos está desempeñándose por debajo de sus parámetros históricos, pero sigue operando con cifras azules. La clave para mantenerse así está en aprender de los errores de la industria portacontenedores y no imitarlos con la esperanza de que esta vez sí funcionen.

FUENTE: Mundo Marítimo.