El mango ecuatoriano busca mantener su jerarquía

  • 07 Jun, 2022
  • 0

Las variedades de mango: Tommy Atkins, Ataúlfo y Kent, son las que se cultivan en mayor cantidad en la provincia de Santa Elena. Desde hace más de una década en los campos peninsulares se empezó a producir la variedad Tommy Atkins que, por su sabor, tamaño y color, rápidamente se adentró en el mercado local e internacional.

Sin embargo, en los tres últimos años la variedad Ataúlfo ha empezado a ser solicitada para la exportación, así lo refiere el ingeniero agrónomo Jorge Espinoza, quien conoce de cerca el proceso del cultivo.

De la variedad Kent, cuya planta es más resistente a las altas temperaturas, sus frutos también son exportables. Otra variedad que Ecuador vende a los mercados mundiales es la Keitt, cuya característica cítrica hace que se lo requiera inclusive sin madurar.

En la Península, las zonas más importantes para el cultivo de mango de exportación están en las parroquias: Chanduy y Julio Moreno, esta última, ubicada al sur de la Península, limita con Guayas; entre los dos lugares hay alrededor de 200 hectáreas. En estos días los agricultores extreman los cuidados para la producción que se les avecina.

“Desde septiembre a enero de cada año es la época más importante en que el mango ecuatoriano se vende a mayor valor en los mercados internacionales. Estados Unidos es nuestro principal comprador, pero también se lleva para Europa”, señaló Espinoza.

El experto considera que el ciclo de cosecha en esta zona es el más propicio para la venta de la fruta ecuatoriana en el mercado internacional, porque países productores como México y Perú en esos meses disminuyen sus exportaciones, “se miden los tiempos para tener las cosechas en el período donde se pueda comercializar a buen precio”, dijo.

Producir mango suele resultar relativamente costoso comparado con otras frutas, el promedio de inversión en una hectárea supera los $ 5.000 cuando ya se está en producción. Estos gastos están relacionados con el mantenimiento de la planta, mano de obra en la cosecha, empacado o embalaje para la exportación y los costos de electricidad para mover las maquinarias en los sistemas de riego.

Fuente: Portal Frutícola