El plan para la exportación de grano desde Ucrania está en «fase avanzada»

  • 31 May, 2022
  • 0

Se abre una esperanza para que puedan desbloquearse los puertos ucranianos y salgan así los barcos cargados con cereales de ese país para evitar la hambruna que, según advierte la ONU, podría desatarse en diversos países pobres debido al impacto que ha tenido la invasión rusa en el mercado internacional de alimentos. Rusia es el mayor exportador mundial del trigo, mientras que Ucrania es el quinto.

Entre ambas naciones representan más de un tercio de las exportaciones mundiales de cereales. Según las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), hay bloqueadas en los puertos ucranianos 6 millones de toneladas de trigo y 14 millones de toneladas de maíz, dos de los cereales de los que este país es uno de los mayores productores del mundo.

El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, aseguró en una entrevista publicada este martes por el diario italiano ‘La Repubblica’ que está en una «fase avanzada» el plan para exportar los cereales desde el puerto de Odesa bajo el paraguas de Naciones Unidas. Para ello Kiev exigió garantías por parte de Moscú de que no utilizará estos corredores para atacar a Ucrania, pidiendo además que otras naciones ejerzan como garantes del acuerdo. Turquía, que ya albergó en marzo una ronda de negociaciones entre ambas partes, podría actuar como mediador en la reanudación de la exportación del grano ucraniano por vía marítima.

Kuleba instó a «lanzar una operación internacional en el Mar Negro con la ayuda de países amigos disponibles a enviar sus naves para desminar las aguas y escoltar el paso de los cargueros comerciales, comenzando por Odesa». Tras asegurar que «nadie puede fiarse de los rusos», por lo que «no son suficientes las garantías unilaterales» que pueda ofrecer Moscú, destacó que hacen falta «países terceros» que asuman la responsabilidad de hacer respetar el acuerdo.

«Nuestro primer interés es que nuestro trigo llegue a las naciones que lo necesitan», aseguró Kuleba, señalando que el desbloqueo de los puertos que Ucrania todavía controla debe llegar «como máximo en dos semanas», para evitar así las «consecuencias desastrosas» de la escasez y carestía de cereales en los mercados internacionales. Al ser preguntado por las exigencias de Kiev para volver a la mesa de negociación con Moscú, el jefe de la diplomacia ucraniana respondió que «no hay condiciones específicas», pues únicamente se pretende que «los delegados rusos demuestren que tienen intenciones reales de tratar». La «brutal» invasión en la región del Donbás y el bombardeo de ciudades ofrece, a su juicio, un mensaje contrario. «Si de verdad quieres negociar no te comportas así».

Tanto la FAO como el Programa Mundial de Alimentos, dependiente igualmente de la ONU, llevan desde el inicio del conflicto advirtiendo sobre las consecuencias catastróficas que la guerra está provocando en la seguridad alimentaria. Ya antes de que comenzara la invasión la cifra de personas hambrientas estaba creciendo hasta llegar a los 200 millones, 40 millones más que el año anterior, debido al aumento de los precios, entre otros motivos. Las estimaciones de la FAO suman otros 18 millones de personas desnutridas como primer impacto de la guerra, una cantidad que puede dispararse si el conflicto se mantiene.

Fuente: El Correo