Cargando

Expedidores esperan mayor fiabilidad y previsibilidad por parte de las líneas navieras

  • 17 Jul, 2020
  • 0

Un problema común al que se han enfrentado los expedidores durante la pandemia de coronavirus (Covid- 19) ha sido la gran perturbación de la red de transporte marítimo y terrestre, primero en China y luego en el resto del mundo, y los problemas operacionales conexos que han resultado de la escasez de espacio, las demoras y los casos de carga roll -over [que no fue embarcada en el buque en la fecha acordada]

En su último Logistics Executive Briefing Drewry compartió algunas de las conclusiones sobre la dinámica de servicio y desempeño que ahora están en el punto de mira.

Resultados de la encuesta: Deterioro del servicio

Según la encuesta de Drewry a las líneas naviera en abril:

-El 83% de los expedidores que respondieron tenían carga roleada (con roll-over)

-En Europa, el porcentaje de contenedores roleados fue del 10 al 15%.

-En América del Norte, el porcentaje de contenedores roleados fue <5% a 10%

-En Asia, el porcentaje de contenedores roleados fue de <5% a 20%.

Además, de acuerdo con el estudio de Drewry sobre el cronograma de itinerarios en abril, mayo y junio:

-Las 3 alianzas mundiales de transportistas cancelaron al menos cuatro veces más zarpes entre el este y el oeste en el segundo trimestre de 20 que en el mismo trimestre de 2019.

-El análisis de los datos de blank sailing muestra que las líneas navieras que no pertenecen a alianzas no han recortado tantos servicios como los que sí pertenecen y al menos un nicho de líneas navieras se han posicionado como «más fiables», incluso, durante la crisis del Covid-19.

¿Por qué se deterioró el servicio y aumentó el roll-over?

Drewry se puso en contacto con varios de los principales transportistas marítimos para conocer las opiniones de la industria del transporte. Algunos de los temas claves expuestos fueron los siguientes:

  1. Demanda impredecible e inestable

Maersk: «A lo largo del segundo trimestre de 2020, la actual pandemia de Covid-19 presentó desafíos excepcionales a la industria de la logística de contenedores, con una demanda baja, pero muy inestable, que presionó fuertemente a nuestro negocio. Este entorno dificultó mucho la previsión de los volúmenes de la demanda; los clientes tienen una visibilidad similarmente pobre y, por lo tanto, las necesidades de transporte marítimo cambiaron con muy poca antelación durante todo el trimestre».

Hapag-Lloyd: «Ya que la utilización de buques es clave para cualquier línea naviera, lo que estamos viendo actualmente es una respuesta a la caída de la demanda causada por la pandemia. Si la demanda se recupera más rápido o más de lo esperado, pueden ocurrir reinversiones. Pero estos sólo serán temporales, ya que las navieras responderán rápidamente reactivando las capacidades para satisfacer la demanda de los clientes».

Zim: «La industria está respondiendo a la fuerte caída de la demanda debida a Covid-19 mediante el ajuste de la capacidad para reducir los costos y mantener la continuidad de su negocio. La incertidumbre y las fluctuaciones pueden a veces dar lugar a casos de roll-over. Cabe señalar que parte de la inestabilidad e incertidumbre se debe a la falta de presentación [de la carga]».

Naviera con sede en Asia: «La cancelación de los zarpes es una consecuencia de las previsiones comerciales. Si las navieras obtienen un pronóstico que no parece muy fuerte, es poco probable que todos los buques sigan navegando. Sin embargo, vemos que, a pesar de estas cancelaciones, las líneas navieras ofrecen todos los pares de puertos a través de otras ofertas de servicios. El mejor ejemplo es la ruta Transpacífico, en el que los BCOs este año han previsto una demanda significativamente inferior a la prevista y ahora la demanda está volviendo, pero las navieras sólo aceptarán lo que se acordó contractualmente… Los roll-overs son un dolor de cabeza operativo para las líneas navieras y representan posibles costos adicionales. Como tal, nos gustaría reducirlos, pero como se ha explicado, tenemos que asegurarnos de que los contenedores aparezcan. Cualquier mecanismo que apoye la certeza de la aparición [de los contenedores reservados] será bienvenido».

  1. Reducción de la demanda, reducción de la red de servicios

Hapag-Lloyd: «La pandemia de coronavirus está impactando a toda la industria logística. En respuesta, tuvimos que adaptar nuestra red reduciendo algunas frecuencias de navegación, haciendo ajustes selectos en la red para algunos de nuestros servicios, y descontinuando algunos servicios para ajustarse mejor a la demanda existente. Los contenedores se están distribuyendo ahora entre menos buques para mantenerlos llenos. Pero el desplazamiento de la carga todavía puede ocurrir, ya sea debido a buques llenos o a itinerarios cancelados».

Naviera con sede en Asia: «Como se ha observado desde el brote de la pandemia de COVID-19, la tendencia del mercado parece mostrar una gestión disciplinada de la capacidad para hacer frente a la caída de la demanda, y parece que otras líneas navieras están haciendo lo mismo».

¿Cambio de enfoque de los portadores?

Para Drewry las líneas navieras están actualmente más centradas en la reducción de costos y capacidad, en aumentar los préstamos respaldados por el Estado y en la autopreservación que en proporcionar un servicio fiable a los clientes.

Pero una de las navieras encuestadas insistió en que: «vemos que, a pesar de estas cancelaciones, las líneas navieras ofrecen todos los pares de puertos a través de otras ofertas de servicios». Otra dijo: «Seguimos trabajando estrechamente con nuestros clientes para hacer frente a esta situación y encontrar soluciones en medio de la inestabilidad. A nuestro entender, estas conversaciones con los clientes se basan en una percepción mutua y constructiva de las circunstancias extraordinarias y la necesidad de agilidad para encontrar soluciones cualitativas con poca antelación».

Los próximos meses serán desafiantes

Si bien algunos servicios han regresado, las perspectivas para el comercio y para la red mundial de transporte marítimo son todavía inciertas y arriesgadas.

Al preguntársele si el empeoramiento de la situación de los blank sailings y roll-overs y era una situación temporal, una de las navieras dijo que «es difícil de decir», otra dijo que es temporal, y una tercera dijo que depende de la incertidumbre de la demanda y sus consecuencias.

La petición de la mayoría de los expedidores es que las líneas navieras repongan la capacidad requerida en el momento oportuno y con la escala adecuada, cuando los volúmenes vuelvan a aumentar.

Esto exige que los expedidores compartan sus previsiones de volumen con sus principales Líneas navieras y que éstas notifiquen con suficiente antelación las cancelaciones de servicios y mejoren la información sobre el equipo y la disponibilidad de espacios.

Fiabilidad y previsibilidad

Una de las principales prioridades del sector del transporte marítimo internacional en el próximo año debería ser mejorar la fiabilidad y la previsibilidad, posiblemente sobre la base de una red de servicios reducida pero más estable y un comportamiento más centrado en el expedidor y una mejor comunicación entre las partes.

Por ello Drewry insta a las navieras a que vuelvan a poner en funcionamiento la capacidad para permitir que el comercio fluya más libremente y con menos interrupciones.

Drewry finalmente espera que las líneas navieras continúen con su práctica de cancelaciones tácticas de servicios en el futuro previsible y sugiere a los expedidores y freight forwarders que comprueben cuidadosamente la situación antes de reservar y que amplíen los plazos en caso de retrasos operativos.

FUENTE: MundoMaritimo.cl