Exportaciones: bancos y países compradores exigen mayor participación de mujeres en el empleo y decisiones

  • 29 Ago, 2022
  • 0

El BID ha puesto el ojo en un engranaje que de seguir así perpetúa la inequidad de género. En un estudio sobre las exportaciones señala una realidad que ningún país de América latina contradice. Son temas de la nueva agenda y que cada vez más los bancos que financian y los países que nos compran los tienen en cuenta

Entre las conclusiones, presentadas el último viernes, se señala:

  • En Argentina, Colombia y Perú, como en la mayor parte de los países de Latinoamérica, el sector primario es el que tiene una mayor inserción internacional y explica el 21%, 41%, 51% del valor agregado, respectivamente, para cada país. En todos los casos este sector presenta una de las menores tasas de empleo femenino, sólo detrás de la construcción. En tanto, los sectores con mayor aporte femenino en el empleo, como educación, salud y otros servicios sociales, tienden a mostrar una nula contribución a las exportaciones.
  • Alrededor de 1 de cada 3 puestos de trabajo asociado a las exportaciones es ocupado por una mujer en la Argentina, Colombia, México y Perú. La participación de las mujeres en el empleo exportador total (masculino y femenino) se encuentra entre el 27% y 37%.
  • Esta cifra es siempre menor a la participación femenina en el mercado laboral general. En Argentina, Colombia y Perú los sectores más feminizados no coinciden con aquellos que tienen mayor inserción internacional.
  • Los sectores más feminizados -vinculados a servicios y con tasas de empleo que van desde el 35% hasta cerca del 80%,- no se caracterizan por ser grandes exportadores e, incluso, muestran menor transabilidad que otras actividades de la economía.
  • Menos de la mitad de los nuevos puestos laborales serían ocupados por mujeres: 27% en la Argentina (equivale a unos 138.000 nuevos puestos); 38% en Colombia (326.000); 34% en México (cerca de 1,2 millón), y 37% en Perú (265.000). En ningún país implicaría una mejora significativa de la distribución laboral entre mujeres y hombres.

Fuente: Clarín