Fitness: una industria que se reinventó a través de la exportación

  • 26 May, 2022
  • 0

La constantemente renovada industria del fitness, como se ha dado en llamar a las prácticas y ejercicios que procuran un estado físico saludable, recibió como tantas otras, el impacto de la pandemia. De haber alcanzado un record histórico global de US$95.000 millones en 2019, previo al Covid, el negocio de los gimnasios sufrió un retroceso del 40 por ciento, de acuerdo con el último relevamiento difundido por la International Health Racquel and Sportsclub Association (Ihrsa).

En medio del cambio de hábitos generado por el encierro, los proveedores de productos y servicios debieron renovar su oferta para atender la demanda de usuarios que reemplazaron los gimnasios por las actividades físicas en sus hogares.

Los proveedores argentinos dedicados a la exportación de productos y servicios fitness ya habían logrado incursionar en los Estados Unidos y en países europeos, territorios que “lideran ampliamente esta industria”, como indica Ihrsa. No obstante, en cantidad de clubes de fitness -antes de la pandemia- Latinoamérica se ubicaba con 61.374 en segunda posición, detrás de Europa que contabilizaba 63.644 y dejaba en tercer lugar a Norteamérica, con 47.957 locales, según el informe de esa institución.

A partir de los cambios que impuso la pandemia, los emprendedores locales se adaptaron rápidamente y no sólo ampliaron su llegada a nuevos mercados, sino que se afianzaron en la región, donde esta industria “genera 6000 millones de dólares anuales y donde la Argentina lidera su penetración con un 6,75%”, según un reporte de Ihrsa Latinoamérica, en el que destaca además la “robustez de un sector en crecimiento en el que predominan las pequeñas empresas”.

En Latinoamérica, la “Argentina es un referente muy bueno y, en un contexto como éste, con la crisis de contenedores, el aumento de fletes y demoras, principalmente de los que llegan de Asia a nuestro continente, la industria nacional se abre paso con calidad y bajos costos”, destaca el experto en fitness, Guillermo Vélez, en diálogo con La Nación.

Este despegue, que los pequeños empresarios locales vienen acompañando con inversiones y poco apoyo estatal, se enmarca en la recuperación económica post Covid 19, teniendo en cuenta un informe difundido por la Comisión Económica para América Latina (Cepal). En ese análisis se destaca la necesidad de aprovechar el comercio electrónico y digital que se disparó durante la pandemia y se remarca que, “los consumidores fueron comprando en línea cada vez con más frecuencia alimentos, productos electrónicos, muebles y equipos de fitness”.

Fuente: La Nación