Indonesia ultima la prohibición a la exportación del aceite de palma refinado

  • 26 Abr, 2022
  • 0

Las autoridades de Indonesia, el mayor productor y exportador mundial de aceite de palma, están ultimando los detalles para la prohibición de las exportación de la variante refinada de este producto a partir del jueves, lo que afectará a la inflación de los productos alimentarios en otros países.

El Gobierno del primer ministro, Joko Widodo, busca garantizar el suministro local y frenar el encarecimiento del aceite de palma en el país debido en parte a los efectos de la guerra en Ucrania en el mercado internacional y la pandemia de la covid-19.

La decisión de Indonesia ha creado inquietud en otros países, ya que se teme que encarezca aún más el índice de aceites vegetales, que ha subido un 23,2 por ciento en marzo respecto al mes anterior, según la Organización para los Alimentos y la Agricultura de la ONU (FAO, en sus siglas en inglés).

Un portavoz del Ministerio de Industria, Febri Hendri Antoni Arif, precisó este lunes al medio local Binis que el plan es prohibir el aceite de palma refinado, blanqueado y desodorizado (RBD) y no el crudo, obtenido directamente del fruto.

Las autoridades no han especificado la duración de la prohibición, que dependerá de la disponibilidad del aceite de palma y su precio en el mercado indonesio, donde se encareció un 44 por ciento en febrero respecto al mismo mes de 2021.

En un principio, Indonesia aumentó del 20 al 30 por ciento la cuota mínima del aceite de palma destinada al mercado local, pero la subida de los precios en las últimas semanas ha provocado que haya decidido medidas más drásticas.

La Asociación de Aceite de Palma de Indonesia (GAPKI, en sus siglas en inglés) expresó su apoyo a las medida del Gobierno, mientras no perjudique la sostenibilidad del mercado.

«Si esta política tiene un impacto negativo en la sostenibilidad del sector del aceite de palma, pediremos al Gobierno que reevalúe la medida», señaló Tofan Madi, portavoz de la GAPKI, en un medio local.

Fuente: Swissinfo.ch