Los cambios en la demanda de transportes al 2050

  • 29 May, 2019
  • 0

Nuevas dinámicas de consumo, e-commerce masivo, regulaciones ambientales globales en relación al combustible, el Internet de las Cosas, consolidación de navieras y otros factores están cambiando la cara del mercado de transporte de carga. El Foro Internacional de Transporte, ITF, por sus siglas en inglés- dirige una mirada profunda hacia las incertidumbres que la industria tendrá que enfrentar hacia el 2050 en el informe de proyecciones de este año titulado ‘Cambios en la demanda de transportes al 2050’, al cual MundoMaritimo accedió de manera exclusiva.

Desafíos de crecimiento

La demanda de carga depende principalmente del crecimiento económico y la actividad comercial internacional. Al mirar la trayectoria de demanda actual, la demanda de carga debería triplicarse antre el 2015 y 2050, con una tasa de crecimiento anual compuesta al 2030 de 3,1% y 3,4% en el largo plazo hacia 2050. El transporte marítimo sigue siendo el mayor contribuyente a la proporción global de toneladas-kilómetros, ya que los buques transportarán más de tres cuartos de la carga al 2050. La carga restante será transportada por tierra (17%) y ferrocarril (7%) y un porcentaje menor por aire.

Sin embargo, estas proyecciones se ven amenazadas por la incertidumbre de la situación económica global del momento. “Las figuras proyectadas podrían variar como resultado de un aumento de proteccionismo o una baja generalizada del comercio mundial, pero también debido a mejoras en la capacidad de transporte en países o regiones con significativo potencial de crecimiento. En Asia, por ejemplo, será necesario aumentar la capacidad para acomodar la demanda de transporte futura”, lee el documento.

Cobertura, comercio y combustible

Se espera que la demanda de transporte marítimo crezca a una tasa anual compuesta de 3,6% al 2050. Esto llevará a casi triplicar los volúmenes de carga para ese año. Según el informe, el valor económico de los flujos de carga en el Pacífico norte y el océano Índico aumente en casi cuatro veces entre el 2015 y 2050, con aproximadamente un tercio de todos los movimientos marítimos concentrados en las dos regiones mencionadas. El Atlántico norte continuará siendo el tercer corredor marítimo más transitado, con 15% de los movimientos de carga marítima en 2050, equivalente a 38 trillones de toneladas-kilómetros.

Se estima que cerca de 10.700 millones de toneladas fueron transportadas por mar en 2017. En términos de toneladas-kilómetros, la actividad de shipping global alcanzó más de 58 trillones en 2017, un aumento de 5% sobre 2016, de los cuales 752 millones de TEUs fueron transportados por puertos de contenedores. El tamaño de la flota global también creció +3,3% ese año. La UNCTAD proyecta que los volúmenes de carga marítima continuarán expandiéndose al 2023, aunque esto podría cambiar según el desarrollo de acuerdos comerciales internacionales.

Los patrones de transporte de combustibles también han estado cambiando a medida que la demanda por fuentes más limpias ha desplazado al crudo. Esta tendencia afecta tanto al mercado tanquero como al resto de la industria, con un profundo impacto en las tarifas de fletes cuanto más caro es el combustible, causado un efecto dominó en el mercado global.

El futuro

Los acuerdos comerciales internacionales son clave, al igual que el desarrollo de rutas terrestres transcontinentales y cambios en el uso global de la energía. El acuerdo económico entre la Unión Europea y Japón y el acuerdo comprensivo y comercial entre la UE y Canadá deberían estimular el aumento de los volúmenes comerciales. Cambiar las cadenas de valor en economías de rápido desarrollo como China e India también determinará cómo evolucionen los flujos de carga. El crecimiento del e-commerce a nivel global será otro importante contribuyente al aumento de la demanda de carga contenerizada en el largo plazo. Asimismo, evoluciones en el sector de la energía y una transición global hacia fuentes energéticas más limpias también serán fundamentales a la hora de definir el futuro de la industria de transporte marítimo.

Por MundoMaritimo.