Medio Oriente: la oportunidad para incrementar las exportaciones en ciencia y tecnología

  • 14 Mar, 2022
  • 0

La participación del Ministerio de CienciaTecnología e Innovación en la misión comercial organizada por la Cancillería argentina a Emiratos Árabes y Arabia Saudita se inscribe en la estrategia de ampliar fuertemente la capacidad de exportar productos y servicios basados en el conocimiento. Se trata de una región con la cual nuestro país sostiene un importante intercambio comercial, pero que hasta el momento está concentrado principalmente en productos primarios.

 Durante 2021, Argentina exportó más de u$s4.000 millones al Magreb y Egipto, y más de u$s4.500 millones a Medio Oriente. Nuestro saldo comercial favorable con esas regiones alcanzó los u$s6.000 millones. Se trata de casi el 40% del superávit externo argentino. Sin embargo, las exportaciones de Manufacturas de Origen Industrial a estos países son aún irrelevantes (2% en 2021 y 5,7% en 2020), y en esta materia, así como en servicios basados en el conocimiento, se presentan enormes oportunidades de crecimiento de las ventas y de cooperación científico-tecnológica para nuestro país.

Las estrategias de desarrollo de las potencias energéticas de la península arábiga enfrentan desafíos que representan una oportunidad para incrementar nuestra exportación de productos y servicios de base tecnológica. Se trata de economías basadas en la producción de combustibles fósiles en un contexto global de políticas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, que determinan una clara propensión hacia la reducción de su consumo a escala global y que deberán enfrentar un sustantivo incremento de las regulaciones que limitarán su utilización y afectarán su rentabilidad.

La promoción de tecnologías y productos relacionados con la transición energética (hidrógeno, litio, nuclear, eólica) es la respuesta de numerosos productores de combustibles fósiles, para tener un futuro en el negocio energético, y nuestro país cuenta con desarrollos en evolución en estas áreas que requieren de asociaciones para consolidar su avance, acelerar su evolución y escalar su producción.

Al mismo tiempo, la mejora en los niveles de vida de sus poblaciones promueve el incremento de la demanda de productos derivados de bioeconomía en las condiciones agroecológicas extremas de los climas y suelos de sus ambientes desérticos. La necesidad de avanzar en la sustitución de importaciones alimentarias ha puesto en evidencia su voluntad de ampliar la capacidad productiva agropecuaria, y el desarrollo de cadenas agroalimentarias que exigen de la cooperación tecnológica con países como el nuestro. Aquí las tecnologías de punta de manejo agrícola, la biotecnología para el desarrollo de semillas de cultivos resistentes al estrés hídrico y al desarrollo ganadero, son segmentos de actividades donde podemos aportar algo útil.

Fuente: Ámbito