Otra vez el invierno: Argentina interrumpe exportaciones de gas a Chile

  • 10 Jul, 2019
  • 0

Argentina ha reducido drásticamente sus exportaciones de gas al vecino Chile, y el suministro se ha interrumpido casi por completo para satisfacer la creciente demanda local.

Las exportaciones a través del operador norteño de ductos TGN cayeron de 2,5 millones de metros cúbicos (Mm3) el 26 de junio a 2Mm3 el martes pasado (2 de julio) y a 1Mm3 el miércoles, para interrumpirse por completo el jueves y viernes. Mientras tanto, las exportaciones a través del operador sureño TGS bajaron de 1,7Mm3 el 26 de junio a 700.000m3 el miércoles pasado, antes de subir a 800.000m3 el viernes.

Si bien la demanda general se redujo en el período, de 165Mm3 el 26 de junio a 152Mm3 el viernes, la demanda en la categoría prioritaria —usuarios residenciales— aumentó de 71,1Mm3 el 26 de junio a 80Mm3 el jueves. El incremento coincidió con una disminución de las temperaturas desde un promedio de 9°C a alrededor de 7,5°C.

La noticia confirma las predicciones de la industria y las preocupaciones en Chile de que Argentina no podrá comprometerse con un suministro de gas estable e ininterrumpible en un futuro cercano.

Si bien actualmente el país tiene suficiente producción para satisfacer su demanda interna, los problemas de transporte en la rica formación Vaca Muerta hacen que sea imposible trasladar el gas a los principales centros de demanda y mantener las exportaciones al mismo tiempo.

CUELLO DE BOTELLA EN VACA MUERTA

A medida que Vaca Muerta concentra cada vez más la atención de los inversionistas, la participación del sitio en la producción total de gas del país sigue creciendo. Las últimas cifras del Ministerio de Energía muestran que, si bien la producción convencional cayó 8,9% en los 12 meses hasta mayo, la producción no convencional (encabezada por Vaca Muerta) aumentó 40,7%, lo que representa el 39% de la producción total de gas.

Sin embargo, según la analista de petróleo y gas de Moody’s, Martina Gallardo, la producción de gas se está frenando debido a la falta de infraestructura de transporte. “El transporte es el cuello de botella de Vaca Muerta, con lo cual esperamos que este año la producción esté levemente por debajo de la producción del año pasado”, dijo a BNamericas, aunque la producción debería seguir aumentando.

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de un compromiso de Argentina con un suministro ininterrumpido de gas al vecino Chile que pudiese durar todo el año, Gallardo fue concluyente. “No en los próximos años”, sostuvo.

Esto se debe a que, durante el invierno, los pocos ductos que pueden transportar gas desde Vaca Muerta a los principales centros de población se llenan al máximo, sin dejar espacio para las exportaciones.

LA OPCIÓN DE GNL

Para las empresas que buscan exportar gas, hay dos opciones. Una es construir una planta de licuefacción de US$4.500mn ampliamente debatida para exportar GNL.

Esta opción, según Gallardo, no deja de tener sus salvedades. “A ninguna compañía productora le interesa volcarse en gran medida a midstream“, señaló. Esto significa que el escenario más probable es que se cree una nueva compañía para construir la planta con los productores actuales como accionistas minoritarios.

“Con todas las compañías productoras aportando entre US$200mn, US$300mn, una participación minoritaria, y una compañía, efectivamente, que ejecute el proyecto y tenga el control sobre el proyecto”, indicó, en tanto que una reciente columna de BNamericas analizó también la ubicación de la planta: los puertos de Chile y Argentina tienen ventajas y desventajas según el destino de la carga.

NUEVO GASODUCTO

La otra opción para cubrir la demanda local y satisfacer el potencial de exportación de Argentina es construir un nuevo ducto para llevar el gas de Vaca Muerta a los principales puntos de consumo del país, como las provincias de Buenos Aires y La Pampa. La primera tiene una gran población urbana y la segunda representa una parte considerable del sector de agronegocios del país, de acuerdo con Gallardo.

Con este fin, el presidente Mauricio Macri firmó el viernes la autorización para lanzar una licitación para construir la primera etapa de un nuevo gasoducto. El ducto fue insinuado previamente por funcionarios del Ministerio de Energía y se espera que tenga una capacidad de 40Mm3/d.

La primera etapa, de 590km, se extenderá desde la localidad de Tratayén, en la provincia de Neuquén, hasta Salliqueló, en el extremo más occidental de la provincia de Buenos Aires. La segunda etapa, de 440km, comenzará en Salliqueló y terminará en la localidad de San Nicolás, en el río Paraná, entre las ciudades de Buenos Aires y Rosario.

Según la agencia estatal de noticias Télam, el costo total estimado por el Ministerio de Energía fluctúa entre US$1.700mn y US$2.000mn. Se espera que el gasoducto comience a operar en 2022.

La concesionaria tendrá los derechos durante 35 años, que pueden ampliarse en otros 10.

FUENTE: Cámara Aduanera de Chile