Pese a la pandemia, la economía china termina el 2020 con cifras optimistas

  • 20 Ene, 2021
  • 0

China está logrando superar los embates de la Covid-19, situación que se está reflejando en que la economía del país se aceleró en el cuarto trimestre, con un crecimiento que superó las expectativas y mantiene preparada para expandirse aún más este año.

Publicaciones de Reuters establecen que el producto interno bruto (PIB) de China creció un 2,3% en 2020, lo que convirtió al gigante asiático en la única economía importante del mundo que evitó una contracción el año pasado.

Con todo, se espera que China continúe liderando a sus pares este año, con un PIB que se expandirá al ritmo más rápido en una década en 8.4%.

Las estrictas restricciones al virus de Beijing le permitieron contener en gran medida el brote mucho más rápido que la mayoría de los países, mientras que el estímulo político liderado por el gobierno y los fabricantes locales que aumentaron la producción para suministrar bienes a muchos países paralizados por la pandemia también han ayudado.

En su encuesta, Reuters enfatiza que «el PIB se expandió un 6,5% interanual en el cuarto trimestre, mostraron datos de la Oficina Nacional de Estadísticasmás rápido que el 6,1% pronosticado por los economistas, y siguió el sólido crecimiento del 4,9% del tercer trimestre».

Exportaciones al alza

China se ha visto impulsada por un sector de exportación sorprendentemente resistente, pero el consumo del país, que es clave en el crecimiento, se ha quedado atrás de las expectativas en medio de los temores de un resurgimiento de los casos.

Informes reflejan que las exportaciones chinas crecieron más de lo esperado en diciembre, ya que las interrupciones del coronavirus en todo el mundo impulsaron la demanda de productos chinos incluso cuando un yuan más fuerte encareció las exportaciones para los compradores extranjeros.

Con todo, y subrayando el impacto masivo de Covid-19 en todo el mundo, el crecimiento del PIB de China en 2020 marcó su ritmo más débil desde 1976, el último año de la Revolución Cultural que duró una década y que arruinó la economía.

«En generalla gran cantidad de datos económicos mejorados ha reducido la necesidad de una mayor flexibilización monetaria este año, lo que ha llevado al Banco Central a reducir parte del apoyo a las políticas. Sin embargo, no habría un cambio abrupto en la dirección de las políticas, según los principales responsables políticos», dijeron fuentes a Reuters.

Covid y Guerra Comercial con EE.UU.

China aún enfrenta muchos desafíos, entre ellos las tensiones entre Beijing y Washington y cómo se desarrollarían bajo la nueva administración estadounidense dirigida por el presidente electo Joe Biden. Además, el aumento de los costos laborales, el envejecimiento de la población y un aumento reciente en los incumplimientos crediticios se suman a los riesgos para una economía que todavía está tratando de reducir una montaña de deuda.

“Deberíamos estar atentos a los siguientes problemas en 2021: primero el desequilibrio de la recuperación económica. En comparación con la inversión y la exportación, el consumo es débil en su conjunto y aún no ha vuelto a los niveles normales”, dijo Wang Jun, economista jefe del Zhongyuan Bank en Beijing.

El segundo problema añade Wang Jun, «es una posible desaceleración rápida del crecimiento del crédito. El Banco Central está preparado para mantener sin cambios su tasa de interés de referencia en los próximos meses mientras controla una desaceleración constante en la expansión del crédito en 2021″.

El economista advirtió finalmente: «Pero el riesgo de una guerra tecnológica entre China y algunas economías persiste si EE.UU. no elimina algunas medidas».

Algunos analistas también advirtieron que un repunte reciente en los casos de Covid-19 en el noreste del país podría afectar la actividad y el consumo en el período previo a las largas vacaciones del Año Nuevo Lunar.

Fuente: Mascontainer.com