Por menor fertilización, en 2023 podrían perderse entre 3.400 y 4.600 millones de dólares de exportaciones

  • 26 Sep, 2022
  • 0

La menor fertilización de los suelos podría costarle a la Argentina una sustancial pérdida de dólares de exportación en la campaña agrícola 2022/2023, que se liquidará mayoritariamente el año próximo.

Las causas son varias: aumento del precio internacional de los fertilizantes por la invasión de Rusia a Ucrania, límites oficiales al acceso a dólares para importar y tercer año consecutivo de sequía, que impulsa una reducción del área sembrada y planteos agrícolas que exigen menos fertilización, como avance de la soja a expensas del maíz.

“La capacidad instalada a nivel nacional no alcanza para abastecer la demanda de fertilizantes, por lo que una gran proporción de éstos agroquímicos son traídos del exterior junto con materias primas como roca fosfórica. Potenciales limitaciones a las importaciones por falta de dólares podrían generar caídas en la producción agrícola y agroindustrial. Solamente en trigo y maíz hemos estimado que se generarían bajas de exportaciones por un valor de entre USD 3.300 y 4.576 millones”, dice un flamante estudio de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Son estimaciones mucho mayores a las de julio pasado, cuando el cálculo de pérdida de exportación para el maíz era de USD 1.800 millones.

Ese no será “necesariamente” el escenario en los próximos meses, aclaran –cautelosos- Julio Calzada, Patricia BergeroGuido D´Angelo, Florencia Poeta y Emilce Terré, autores del estudio, pero resaltan “la importancia de las importaciones de fertilizantes en las exportaciones agroindustriales de granos, harinas, aceites y biodiesel”, al cabo de la campaña 2021/2022, que arrimará unos USD 38.000 millones de exportación, claves para el precario equilibrio macroeconómico del país y la debilitada posición de reservas en divisas en el Banco Central de la República Argentina.

Fuente: Infobae