Sequía, menor demanda externa y restricciones oficiales: la tormenta perfecta que complica a la ganadería

  • 23 Nov, 2022
  • 0

La ganadería argentina, un sector que el último año aportó divisas por más de 2.500 millones de dólares, atraviesa un complejo momento por los efectos de la sequía, la menor demanda internacional, las restricciones a las exportaciones por parte del Gobierno y el contexto general de la económica del país.

Victor Tonelli, especialista en temas ganaderos, le aseguró a Infobae que el primer factor que afecta a la ganadería es la sequía y es el que más está complicando el manejo de la oferta de carne. Hasta el momento entre el 75 y 80% de la superficie destinada a la ganadería, especialmente a la cría, se encuentra entre “afectada y muy afectada” por la sequía. Una situación que derivaría en los próximos meses a una merma en la producción de terneros.

“Queda menos de un mes para que se termine la primavera y las precipitaciones han sido muy escasas. La sequía y todo lo que sucedió en la previa con los fríos y las heladas, la verdad es que nos ha dejado en una posición muy débil a la ganadería. Sin alternativa del engorde a corral por los altísimos precios de los granos, sin lluvias que hayan cambiado la oferta forrajera y forzando una oferta más allá de la capacidad de absorción del mercado interno, configuran sin lugar a dudas la peor situación”, comentó.

El segundo factor a tener en cuenta sobre el difícil momento actual de la ganadería es la menor demanda internacional, particularmente de China, que representa prácticamente 3 de cada 4 kilos que exporta la Argentina. El gigante asiático lleva adelante desde hace tiempo medidas restrictivas para la población en el contexto del coronavirus. En las últimas horas, analistas del mercado de granos de la Bolsa de Comercio de Rosario, dijeron que China está “frente al mayor desafío desde que se inició la pandemia”.

Tonelli aseguró que las decisiones de China provocaron un enfriamiento de la economía de dicho país y con caídas significativas del consumo en los hogares, donde la carne vacuna de Argentina tiene una fuerte presencia. “Si bien hay políticas que indican que van a ir flexibilizando las restricciones, hasta el momento eso no ha ocurrido porque se sumaron casos de covid en BeijingShanghái y otras ciudades. Probablemente en un mes la situación pase y se reactiven los negocios”, agregó Tonelli.

Otro dato que explica la menor demanda internacional es la situación de la Unión Europea, atravesada por el altísimo costo de la energía y de los alimentos como consecuencia del ataque de Rusia a Ucrania. Todo incide en una menor compra de carne argentina, especialmente de novillos y cortes de calidad. Además, las restricciones a las exportaciones que sigue aplicando el Gobierno, con la prohibición de exportar hasta el 31 de diciembre del año próximo los 7 principales cortes que se consumen en el mercado interno, como el asado, matambre, vacío y tapa de asado, entre otros.

Fuente: infobae