Un oasis sino-chileno en las afueras de Beijing

  • 11 Abr, 2019
  • 1

La cooperación entre China y Chile en materia agrícola tiene como símbolo a una granja ubicada a 60 km de Beijing. Allí se cultivan frutas siguiendo técnicas chilenas y se asesora a agricultores chinos. Esta idea, que surgió con un enfoque agrícola, es hoy una muestra de turismo ecológico. China Hoy visitó la granja y aprovechó para conversar con el embajador de Chile, Luis Schmidt, sobre la relación bilateral en materia agrícola.

China Hoy (CH): Hace un año, Luis Mayol, ministro de Agricultura de Chile, nos concedió una entrevista y comentó que Chile vende alrededor de 1.800 millones de dólares en productos agrícolas a China. Por su lado, China le vende pocos productos agrícolas a Chile, pero sus exportaciones más se concentran en maquinaria industrial, minerales y vehículos. ¿Cuál es la situación actual del intercambio entre China-Chile en el sector agrícola?

Luis Schmidt (LS): China tiene un 22% de la población mundial, pero solo el 7% de área cultivable y a medida que su población crece, cada vez va a tener que importar una mayor cantidad de alimentos. Chile está creciendo a tasas de entre 15% y 20% por año en exportaciones de alimentos. Tenemos productos emblemáticos como los vinos. Si bien en China todavía estamos partiendo, hemos logrado exportar ya más de 160 millones de dólares el año pasado. En frutas, ya desplazamos al mercado estadounidense como el segundo mayor exportador a China.

Pero eso no es todo. Nosotros somos el primer productor y exportador de carne de salmón, y el quinto productor y exportador de carne de cerdo del mundo. Hemos conseguido los acuerdos sanitarios y hoy ya están llegando acá. Además, tenemos productos lácteos como el queso y la mantequilla, que también pueden entrar.

CH: Además de las uvas, cerezas, manzanas y vinos que Chile ya exporta a China, el ministro Mayol en aquella ocasión vino a promover la entrada de otros productos como carnes de bovinos y ovinos, cítricos y nueces. ¿Cómo les fue en esas negociaciones?

LS: Después de la visita del ministro Mayol, el premier Wen Jiabao fue a Chile junto con el ministro de Agricultura de China y la negociación se concretó rápido. Entró la carne de vacuno, la carne de cordero y los subproductos. Ahora estamos en las negociaciones para la entrada de las paltas y los cítricos. El tema de las paltas está muy avanzado.

CH: ¿Cómo surge la iniciativa de la Granja Demostrativa Chileno-China y qué resultados han obtenido?

LS: Esta es una iniciativa que parte en los gobiernos de los ex presidentes Jiang Zemin y Eduardo Frei para establecer una alianza en temas agrícolas.

En ese entonces teníamos un comercio internacional de entre 100 y 150 millones de dólares. Se vendía puro cobre, algo de celulosa y harina de pescado, pero nosotros sabíamos que por el ritmo de desarrollo que este país estaba teniendo, el tema alimenticio iba a ser importante.

De ahí parte este proyecto, cuya idea es enseñarles a los chinos cuáles son las mejores variedades frutícolas para que ellos aprendan, las copien y las reproduzcan acá. La gran ventaja de Chile es que estamos en distintos hemisferios, así que cuando China está en invierno, nosotros producimos muchas frutas que exportamos. Es más, el 65% de la producción de cerezas se vendió en este mercado porque llega justamente para el Año Nuevo Chino. Además, el año pasado también abrimos el mercado para los arándanos, que ya están en los mercados chinos.

El objetivo de esta granja es colaborar con China para que trabajemos juntos el tema agrícola y podamos sacar experiencias. Las negociaciones comenzaron en 1996 y se cristalizaron en 1998 con la adquisición del terreno de 24 hectáreas.

Todos los árboles los trajeron de Chile y son las mejores variedades que Chile exporta al mundo. Estamos plantando cerezos y nogales. El año pasado sembramos una hectárea de arándanos y también una uva de mesa resistente a temperaturas bajas por el invierno.

En un principio todo el terreno estaba sembrado. Con el tiempo nos dimos cuenta de que esta área tenía potencial turístico porque por este camino pasan entre 4 y 6 millones de chinos que van al monte Panshan, adonde realizaba más de treinta viajes el emperador Qianlong de la dinastía Qing. Esa tradición se conserva y hay que aprovecharla.

CH: ¿Aquellas frutas tienen unas características distintas a las cosechadas en los alrededores por el hecho de ser cultivadas con técnicas chilenas?

LS: Evidentemente. Ahora han aparecido en las cercanías de la granja, una gran cantidad de agricultores que han venido a copiar las variedades que tenemos y nosotros, a través de nuestro ingeniero agrónomo, les damos la asesoría correspondiente para que ellos puedan implementar lo mismo. Yo quería que probaran nuestras variedades para que durante su invierno, nosotros se las exportáramos.

CH: ¿Podemos decir que la Granja Demostrativa Chileno-China ha servido como un laboratorio para experimentar qué productos chilenos se podrían cosechar en China, o ha funcionado como una vitrina de difusión de la oferta exportable chilena?

LS: Las dos cosas. Ha sido un laboratorio porque nosotros traíamos las plantas desde Chile y no sabíamos si por las condiciones climáticas se iban a dar de la misma manera. Pero nos dimos cuenta de que algunas variedades se daban mejor aquí que en Chile y otras no. Entonces aquellas variedades en las que fracasamos, las cambiamos por otras. Por citar un ejemplo, el 42% de la producción de frutales de Chile corresponde a uva de mesa y acá la uva tiene un desarrollo muy malo porque hace mucho frío en invierno y la uva cuando llega a 10 grados se muere. Entonces, ahora tenemos un sistema de producción alternativo que lo estudiamos aquí y estamos empezando a producir uva de mesa a la manera china, pero eso ha requerido años de experimentación.

Por otro lado, si bien esta iniciativa nació enfocada al sector agrícola, ahora está tomando una característica distinta. Hoy día, la gente que está sofocada por la contaminación en Beijing quiere salir de la ciudad los fines de semana y cuenta con esta granja, que está a unos 60 km de la capital. A menos de una hora puede encontrar un mejor aire, frutas y relajarse en el hotel. Todo esto nos hace prever que pronto alcanzaremos 1 millón de visitantes al año.

CH: Entonces, esto ha tomado un enfoque de turismo ecológico. Cuéntenos cómo surgió la idea de construir un hotel aquí.

LS: Al ver la afluencia de personas a este sector, nosotros pensamos que sería bueno no solo mostrar nuestras frutas, sino también nuestros vinos y demás productos. Además, a quince minutos de aquí está una parte hermosa de la Gran Muralla china, hay también un lago y un resort de esquí a 200 metros. Entonces vimos que era buena idea.

En 2006, la empresa china Kaiwei, que no tiene que ver con el rubro agrícola, sino más bien está enfocada a la industria química, se enamoró de esta zona y entró a participar en este proyecto. Si bien es cierto que sacrificamos algunas hectáreas de sembríos, lo hicimos para construir este Andes resort, que es un hotel de cinco estrellas y con características chilenas.

CH: Sabemos que se firmó un acuerdo para establecer una Granja Demostrativa en Chile. ¿Cuáles son las semejanzas y diferencias entre ambas granjas?

LS: La idea es hacer una granja de China en Chile. Esto surgió cuando la ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet, vino al Foro de Boao y el ex presidente Hu Jintao le dijo que a él le gustaría poder replicar este exitoso proyecto en Chile. Pasó el tiempo, terminó el gobierno de Bachelet, llegó luego el presidente Sebastián Piñera, y cuando vino en 2010 a China, el mismo Hu Jintao le repitió que había un interés legítimo de hacer una granja en Chile. Después, durante la visita del primer ministro Wen Jiabao se firmó un acuerdo entre los Ministerios de Agricultura de ambos países para replicar una granja china en Chile que probablemente no será de frutales, porque China no es un gran productor de frutas, y menos de frutas de clima mediterráneo como el que tiene Chile, pero que será de otro tipo de productos como hortalizas, ajos, cebollas, verduras, e incluso cereales. El terreno donde se hará la granja ya ha sido elegido. Queda a 30 km de Santiago, la capital chilena, en la zona de Talagante.

CH: A propósito del Primer Foro de Ministros de Agricultura China-América Latina, ¿cuáles son las perspectivas en este ámbito?

LS: Nosotros tenemos el interés de ayudar al Ministerio de Agricultura de China en formar -lo que llamaba Wen Jiabao- una alianza en el tema agrícola entre China y Latinoamérica. Chile ha llevado el liderazgo en esto porque hay otros países más grandes, como Argentina o Brasil, que han tenido algunas reticencias. Pero Chile no. Yo creo que el Foro es una gran oportunidad para Latinoamérica. Siempre se nos dice que otros van a buscar commodities, los procesan y después nos los mandan como productos manufacturados y se muere la pequeña y mediana empresa. Yo creo que hay que hacer la tarea de Chile. No somos un gran productor de commodities, pero sí de productos de calidad y estamos muy abiertos a ayudar a China.

El próximo lunes 15 de abril se presentará en la Embajada chilena en Beijing Marcela Molina, quien tomará el rol de encargada de la Granja Demostrativa chilena en China.

Sus principales funciones serán dirigir el área técnica agrícolas de la producción de frutales, coordinar visitas de instituciones educativas locales, gestionar actividades de promoción con el sector privado tanto chino como chileno.

Ella es chilena, agrónoma con gran interés por la cultura e idioma chino. Bastante experiencia en la producción agrícola y de exportación.

La Granja chilena está ubicada en Tiajing a 100 km aprox. de Beijing.

Fuente China Today